Las dudas que pueden surgir cuando se plantea comprar la 1ª Máquina de Coser, pueden ser infinitas. Más aún, cuando se es Principiante en el tema. Actualmente, el mercado nos brinda una multitud casi innumerable de Máquinas domésticas, con infinitas prestaciones y variopintos precios. Más fácil lo tenian nuestras abuelas, que sólo podían elegir entre unas poquitas.

Lo primero a valorar, radica en nosotros. Hay que ser realista y no dejarse deslumbrar o convencer por posibles dependientes sedientos de ventas, o Super-Ofertones que duran poco tiempo. Hay que tener muy claro el USO que se la dará a la Máquina de Coser. Nadie mejor que una misma, para saber sus propios límites y los retos que será capaz de afrontar en el futuro. La costura “engancha”, y por ello, debemos tener en cuenta que lo que para nosotras hoy es simplemente una herramienta más para poder realizar pequeños arreglos… puede derivar en posibles hobbies. Pero, si bien es cierto, que esto no afecta a todo el mundo por igual, pues hay personas que saben perfectamente que no pasarán de simples arreglos domésticos, mientras que otras personas son más “receptivas” al amplio mundo de la Costura que se descubre.